Picard-1986-1

Dakar 1986, en el desierto cada promesa es una deuda

En el desierto, cada promesa es deuda y Gilles Picard es la víctima desafortunada y disciplinada. Aquí es cómo fueron sobre hechos: la horquilla delantera por Gianpaolo Marinoni rompió y con ella todo el aceite. Entonces su Cagiva se derrumba en la suspensión cuando se toca el suelo después de los saltos y va para el "paquete" tanto que el filtro de aceite situado bajo el carter llega a la tierra y rompe a su vez. Loco debe dejar de, y entonces incluso Picard, que respeta su papel como gregario.

Beppe Gaulini racing con un Elefant privado

Beppe Gaulini racing con un Elefant privado

Pero Gilles tiene aceite y Gianpaolo debe esperar el equipo de asistencia rápida de Land Rover que Lucky Explorer entonces fijar apagado con el cuchillo entre los dientes. Un poco’ más tarde rompe una rueda y su amigo Beppe Gauri, montar en un CAGIVA Privado, paradas para darle su, restante en la respuesta de apoyo de Cagiva que le suministrará piezas de repuesto, lo que Gilles a salir y continuar su carrera con ambiciones de ranking. Es un regalo caro, porque el medio de servicio rápido pasa sin ver Gauri que está parado en la pista. Beppe es capaz de extender mucho más tarde pero será sancionado con una pena de diez horas para llegar después del cierre del tiempo de control de llegada.

Feliz va a quejarse de la encargada del equipo oficial Cagiva que le promete si es necesario será idéntica a la de los corredores de apoyo. Y de hecho el destino puntualmente pone a prueba, el 6 Gauri enero rompe una rueda y se detiene a Picard que terminaron bien en la clasificación, vigésimo tercer. El pacto debe ser respetado y el gregario debe renunciar a su rueda para Gauri, situado en la parte inferior de la Liga. La cara de la pobre Gilles, perder una hora en la maniobra de, expresa perfectamente los tormentos del portador de agua.

Tomado de: El último árbol de París Dakar por Jean Le Roy – Edición de mar vertical